LA INSTITUCIÓN
Transmisión de valores
La formación del corazón y la mente para inclinarlos hacia el bien supone muchas cosas.

Es enseñar a discernir entre lo que está bien y lo que está mal.

Es transmitir una visión positiva de la vida.

Es despertar emociones que provoquen una autoimagen positiva.

Es ayudar a descubrir todas las facultades, capacidades y dotes humanas y a utilizarlos al máximo.


Es aprender a:
Aceptarse a uno mismo.
Ser uno mismo.
Olvidarse de sí mismo en el amor.
Es comprometerse con una causa en la que uno puede creer y a la que pueda consagrarse.
Es dar la oportunidad de pertenecer a una comunidad de personas donde se comparte lo más valioso que poseen: Ellos mismos.

Fondo
Fondo